Vínculos e Internet

Investigación cualitativa acerca de nuevas formas de vincularse

Por: Máximo Lameiro
y Roberto Sanchez

 

 

INDICE

Agradecimientos
Resumen
Introducción

1. Consideraciones generales
2. Los vínculos en Internet.
2.1. Tipología
2.2. El e-mail y su función interpersonal
2.3. El e-mail, su estructura y sus efectos
2.4. Internet y el cuerpo
2.5. El chat
3. La información y la WWW
4. La comunicación y los signos.
1. La comunicación en la www
2. La comunicación con el correo electrónico
5. Etica y Etiqueta en Internet
6. Comercio y política en el ciberespacio
7. Conclusiones
8. Apéndice: sobre metodología

 

Agradecimientos

Queremos expresar nuestro agradecimiento para aquellos quienes posibilitaron que esta investigación haya sido posible:

A todos los voluntarios que contestaron el largo cuestionario que ideáramos.
A los integrantes de la lista de interés GRUPAL.
A Montse(rrat) Fornós.
Y a todos aquellos que nos aconsejaron, nos recomendaron material de lectura o simplemente nos dieron sus palabras de aliento.

 

Resumen

Investigación cualitativa acerca de los vínculos personales que se establecen en Internet.
Como afectan a la situación vincular la ausencia del cuerpo y de la mirada del otro, la comunicación limitada a lo escrito, la ausencia de la distancia y del espacio, entre otras caracteristicas de las cibercomunicaciones.

 

Introducción.

La aparición (y la difusión creciente) de Internet está generando nuevas formas de subjetividad e intersubjetividad. En el espacio de la red mundial de computadoras (ciberespacio) aparecen nuevos tipos de lazos interpersonales, distintos tipos de vínculos y diferentes formas de comunicación entre las personas.

¿Cómo funciona la identidad, en un intercambio donde no está en juego el cuerpo y todo se limita al lenguaje escrito? ¿Cómo y con qué características y efectos se constituyen los lazos intersubjetivos en este tipo de relaciones?

Las respuestas a estas y a similares preguntas justifican una investigación acerca de una nueva subjetividad, del establecimiento de lazos interpersonales con características diferenciales y de los fenómenos de comunicación que se dan en el ciberespacio.

Para la Psicología (independientemente del debate entre escuelas), las siguientes cuestiones han resultado de un interés ineludible. Estas mismas cuestiones toman una nueva relevancia dentro de los vínculos establecidos en Internet:

- el cuerpo ha sido considerado como una referencia ineludible de la identidad personal y de la relación con los otros;

- el espacio (y con el las distancias) ha constituido para todas las sociedades en la historia, el marco condicionante de las relaciones grupales;

- la presencia del otro, el efecto del "cara a cara" en la relación entre las personas, ha sido considerado como determinante de la comunicación.

Por todo lo anterior, y por otras cuestiones similares, una investigación de la relaciones interpersonales que se establecen vía Internet, estaba epistemológicamente justificada.

 

1. Consideraciones generales sobre los resultados obtenidos.

En la relación de las personas con Internet puede postularse un primer momento fundacional cuando éstas acceden a su propia cuenta de correo electrónico (o e-mail, servicio que permite enviar mensajes en forma de texto, a través de la computadora, a una o a muchas personas - listas de correo o listas de interés -). La conexión al correo electrónico puede ir acompañada o no del acceso a la WWW (acrónimo de Word Wide Web. Literalmente, tela de araña mundial. La red mundial de computadoras, o, sencillamente, la red).

Ese primer acercamiento a Internet (tal lo reflejado por la muestra estudiada), por lo general no tiene un propósito definido, sino que obedece, en la mayoría de los casos a una suerte de curiosidad intelectual por saber de que se trata esa cuestión del ciberespacio.

Si bien se han registrado otros modos de aproximación, como pueden ser motivos profesionales o académicos, estos casos constituyen una minoría dentro de la muestra estudiada. Además, se ha observado que estos usuarios, una vez satisfechos esos motivos utilitarios, desarrollan una actitud acorde con la tendencia general. Esta tendencia (se analizara luego en extenso) privilegia la comunicación humana, es decir la dimensión interpersonal de Internet, antes que su poder informativo.

Entonces, si pudieran citarse -idealmente- las primeras palabras de una persona que se conecta a Internet, estas serían algo así como "¿a ver qué es esto?", antes que "me conecto para...".

Así, la mayoría de los entrevistados dice directamente que comenzó a interactuar en Internet por curiosidad. Por ejemplo, uno de ellos lo expresa de manera explícita: "...por el prurito de conocer directamente aquello de lo que tanto se hablaba."

Sin embargo, debe destacarse un hecho relevante en lo que respecta a la relación de las personas con la red: lo valorado en este instrumento es la posibilidad que brinda de poder comunicarse con personas de otra manera inaccesibles. El placer está en la comunicación más que en la información que pueda obtenerse. En este sentido Internet, desborda la función puramente utilitaria de proveer información para convertirse en un instrumento que acerca a las personas, permite su comunicación y el establecimiento de vínculos duraderos entre ellas.

El poder establecer vínculos personales, el poder relacionarse con pares, opaca la imagen tradicional de Internet como "biblioteca infinita". Esto último, si bien puede resultar cierto, queda en un segundo plano. Se alza en su lugar una aspecto sumamente humanizado y que implica un importante monto de afecto: Internet como un campo de posibilidades interpersonales.

Esta característica, la facilidad que el medio brinda, se conjuga con una actitud, manifiesta en ciertas personas e implícita en otras, orientada a experimentar encuentros y comunicación con otros seres humanos. De esta manera, el medio más que posibilitador (que lo es) resulta propiciador y facilitador de cierto tipo de contactos interpersonales que las personas desean establecer y mantener. Y este resulta ser el rasgo distintivo de Internet.

Todo lo anterior permite delinear una primera hipótesis:

1ª Hipótesis: el rasgo distintivo de Internet está en brindar a los usuarios un mundo sin fronteras, donde pueden establecerse múltiples relaciones con otras personas.

 

Esa característica facilitadora y esa función comunicativa, tienen (entre otros) un efecto totalizador por el cual el usuario siente que pertenece a un mundo que antes le resultaba inaccesible (o que bien desconocía por completo).

Este efecto totalizador carece de antecedentes culturales y por lo tanto sitúa a los usuarios frente a una nueva percepción de la sociedad y de la cultura, como realidades globalizadas. En el ciberespacio la globalizacion no constituye un concepto sino una experiencia. Como lo expresó uno de los entrevistados, se trata de la inauguración de "una mente planetaria".

Esto implica, en nuestra interpretación, que los usuarios actuales están viviendo un proceso de aprendizaje social. La cultura de Internet, está en pleno proceso de formación y puede considerarse a esos usuarios como una generación de transición hacia nuevas pautas de comportamiento social (diversas implicaciones de esta transición se comentan a lo largo del presente informe).

En otras palabras, quienes hoy pertenecen a la red en gran medida están construyendo un espacio de intercambio y aprendiendo a comportarse en él al mismo tiempo. Y esto se da en varios aspectos:

- la red se está construyendo;

- las modalidades de comportamiento se están construyendo;

- nuevas pautas de interacción y comunicación se están construyendo;

- etcétera.

Con lo cual puede enunciarse una segunda hipótesis:

2ª Hipótesis: Dado que la cultura Internet está aún en formación, los usuarios adultos de hoy están desarrollando un proceso de aprendizaje social, hacia nuevas formas de comportamiento, las que se generalizarán en el futuro, cuando el acceso a la red sea masivo.

 

Otra caracterización general que puede hacerse, a partir de los resultados obtenidos, es que el ciberespacio resultaría un medio liberador. Entendemos que es liberador en dos aspectos:

1. de condicionantes sociales: en toda situación "cara a cara" están presentes de manera implícita determinados condicionantes sociales acerca de como deben ser las personas. Ciertos ideales estéticos determinan, en cierto grado, el devenir de nuestros vínculos. Esto desaparece en aquella comunicación donde todo se limita a lo escrito y no existe la presencia (física) del otro. La persona se torna como invisible, y todo lo que ella es, queda expresado en palabras. Nuestra propia imagen subjetiva esta influida por la imagen que nos devuelven los otros. Al no existir ese reflejo, o, más exactamente, al ser el reflejo de aquello que escribimos sobre nosotros mismos, nuestra propia subjetividad se ve trastocada. Así podemos ser sin ser vistos, y podemos establecer una relación con el otro sin verlo.

2. de condicionantes individuales: el ciberespacio propicia un medio anónimo y privado, donde poder comunicarse en relativa intimidad. Así, ciertos aspectos de la personalidad que quedan expuestos en el espacio real, se desdibujan al entrar al ciberespacio. Esto determina dos situaciones, en cierto sentido antagónicas:

a. poder "liberarse" y mostrar aspectos reprimidos de nuestra personalidad;

b. poder "inventarse" un personalidad nueva, con escasos puntos de contacto con nuestra personalidad habitual.

Obviamente, estas situaciones ameritan un análisis diferente y dan lugar a una tercera hipótesis:

3° Hipótesis: toda persona que interactúa en el ciberespacio desarrolla una nueva personalidad que puede diferir desde un grado mínimo a un grado máximo con su personalidad del espacio habitual de su experiencia cotidiana.

 

Lo anterior, salvo en casos particulares, no supone rasgos patológicos, ni que la personalidad del mundo físico sea verdadera y la del ciberespacio falsa (ni lo contrario), sino que las características diferenciales que toman los vínculos en internet propician la expresión de distintas (y por lo general nuevas) facetas de la personalidad.

Revisaremos a continuación algunas de las caracterizaciones de Internet, expresadas explícitamente por los usuarios:

- En el ciberespacio se debilitan los protocolos y condicionamientos sociales que pesan habitualmente sobre la comunicación y los vínculos.

- Se percibe una aceptación mayor de las diferencias individuales y socioculturales.

- Se evitan o minimizan los roces y conflictos derivados de la convivencia.

Estos tres puntos, que expresan una valoración positiva, contrastan con los puntos siguientes:

- La comunicación y los vínculos establecidos en Internet, son percibidos como "incompletos" o parcialmente "irreales" o incluso "casi deshumanizados", y ello por la ausencia de todo contacto corporal directo, lo que constituye, según los usuarios, la limitación más importante del ciberespacio.

Esta valoración puede derivarse del aprendizaje mencionado anteriormente. Dado que los entrevistados pertenecen a una generación que ha aprendido a relacionarse de un modo distinto del que ahora experimentan, perciben por ello como una falta la ausencia del anclaje corporal en sus vínculos.

Presumiblemente, nuevas generaciones de usuarios, aprenderán este nuevo modo de relación (in absentia del cuerpo) con mayor "naturalidad".

- Ocasionalmente, suelen existir malos entendidos que derivan en ásperas discusiones. Aquí, la ausencia del cuerpo da lugar a otra limitación: no poder expresar cabalmente por escrito el estado de ánimo que se quiere transmitir.

Sí bien, al igual que en nuestras comunicaciones habituales, resulta más o menos sencillo transmitir un texto, en cambio resulta mucho más dificultoso transmitir el estado de ánimo concomitante.

Los sentimientos, por definición, no son expresables (totalmente) por palabras. Sólo podemos brindar un acercamiento a ellos.

En el espacio de nuestra experiencia cotidiana, la presencia del cuerpo (con nuestras posturas, nuestros gestos, nuestro tono de voz, etc.) califica a los mensajes que emitimos y estos así son entendidos (esto es el conocido "como lo dijo"). En el ciberespacio todo se reduce a lo que escribimos y, en gran parte, de aquí surgen los malos entendidos.

 

2. Los vínculos en Internet.

2.1. Tipología.

Consecuentemente con lo sostenido hasta el momento, el instrumento más utilizado y valorado es el más básico y antiguo: el correo electrónico. La grandiosidad de la www, queda en un segundo plano.

El e-mail abre el camino a un nuevo mundo, permitiendo (o propiciando) que los usuarios se comuniquen con facilidad con cualquier otra persona.

En un principio, las comunicaciones estaban limitadas a aquellas personas que vivían más o menos cerca unas de otras. El teléfono aportó alguna solución, con limitaciones: resulta muy caro y su uso se limita por lo general a comunicaciones "de cabotaje". El mundo seguía fuera del alcance de la mayoría.

Y existe otra salvedad respecto a las comunicaciones mantenidas por teléfono: su carácter on-line, vale decir, inmediato. Uno de los rasgos distintivos de las comunicaciones establecidas vía e-mail es su carácter diferido, lo que permite un lapso de tiempo que sirve a la reflexión (se amplia más adelante).

Los vínculos que se establecen vía e-mail, simplificando, pueden considerarse de dos tipos:

. profesionales

. personales

Esta tipología, a su vez, define dos actitudes distintas con respecto al uso de Internet:

- actitud instrumental o utilitaria, por la cual se privilegia la búsqueda de información específica ("En mi caso los vínculos en la red están subordinados a un propósito definido: buscar información para mi trabajo."; "Me conecto porque me es útil, si no lo fuera, no lo haría.").

- una actitud humanitaria, por la que se privilegia la relación interpersonal ("He conocido gente magnifica con la que comparto opiniones, sentimientos y más"; [respecto a cuales son los contactos más importantes establecidos en internet] "...sin duda el campo de los afectos, ... tal vez sea el más importante porque no busco ni pido otra cosa en la red.").

Estas actitudes delimitan una suerte de lógica de la acción, según la cual se definirá en cada caso, la satisfacción o frustración en el uso de Internet:

En sus contactos profesionales el usuario aspira a la eficacia y valorara entonces la calidad de la información, la rapidez de su obtención, la facilidad de acceso, etcétera.

En sus contactos personales el usuario aspira al vínculo en si mismo, y, en consecuencia, valorara los diversos factores que hacen a una relación interpersonal satisfactoria: reciprocidad, afecto, afinidad, autenticidad, etcétera.

A esta altura del análisis, cabe hacer dos salvedades:

1. Las diferenciaciones (profesional / personal; utilitaria / humanitaria) se establecen a título analítico, ya que suele existir una zona intermedia donde coinciden ambos extremos;

2. Los contactos profesionales (como se señaló al comienzo) suelen redundar en vínculos personales.

 

2.2. El e-mail y su función interpersonal.

El correo electrónico permite superar dos tipos de limitaciones, en lo que hace a nuestra comunicación: objetivas y subjetivas.

Respecto a las primeras, permite establecer fácilmente vínculos con personas muy alejadas en el espacio (en rigor, todo lo alejadas que pueda concebirse), vínculos que de otra manera nunca se realizarían o de poder realizarse carecerían de la fluidez y capacidad comunicante del e-mail, en cuanto medio técnico.

En cuanto a las segundas, se observa que el correo electrónico permite una expansión de la subjetividad, expansión orientada en más de un sentido:

- permite superar o soslayar la timidez que puede presentarse en los contactos "cara a cara";

- permite expresar aspectos de la personalidad que habitualmente permanecen latentes u ocultos (ya sea que esto sea hecho de manera consciente o inconsciente por el sujeto);

- permite una mayor elaboración introspectiva de la relación y del propio rol en la misma.

El establecimiento de estos vínculos suelen ir acompañado por un importante monto de afecto que actúa como una suerte de refuerzo positivo que sirve de motivación para seguir conectado a la red.

Este último concepto ("la red") tiene connotaciones que van mucho más allá de su aspecto tecnológico. Lo valorado es pertenecer a una red de personas relacionadas por algún aspecto en particular.

Lo anterior es expresado, de distintas maneras, por gran parte de los entrevistados: "una red de solidaridad que de hecho existe y se disfruta", "...estar en contacto con personas valiosas de diferentes partes del mundo", "...tejí relaciones de muchísimo afecto", "...una tupida red de relaciones personales vía e-mail de la que no tengo ningunas ganas de prescindir", etcétera.

El análisis anterior da lugar a una nueva hipótesis:

4°Hipotesis: tanto como los vínculos personales, se valora la pertenencia a una comunidad virtual (y potencialmente mundial) de pares. El integrar una red de personas unidas por alguna temática común y por el afecto, resulta un factor motivacional que lleva a querer continuar conectado.

 

Incluso quienes se conectaron a Internet para facilitar su comunicación con familiares que viven en otras latitudes, terminan privilegiando su pertenencia a esta comunidad virtual: "...el contacto familiar, si bien importantísimo, queda chico frente al mundo entero".

Obviamente, también existen aquellos que privilegian sólo los contactos profesionales, para quienes el correo electrónico es sólo una suerte de "fax sofisticado". Sin embargo, ni aun en estos casos, el vínculo personal puede ser descartado por completo.

2.3. El e-mail, su estructura y sus efectos.

Un rasgo estructural básico que caracteriza al e-mail es su carácter diferido (off-line), pues independientemente del tiempo real con que se cierre el circuito de la comunicación (mensaje del emisor al receptor - respuesta del receptor), lo cierto es que el e-mail impone una estructura diferida a la comunicación.

Las implicaciones de esta modalidad de comunicación son sumamente importantes a la hora de evaluar los efectos de este medio técnico sobre la intersubjetividad.

Analizaremos los efectos de la comunicación diferida, en dos niveles: la reflexividad de la comunicación y la estructura temporal de la misma.

- Reflexividad: Los entrevistados, casi sin excepción, han mencionado el aspecto "más reflexivo" que el e-mail brinda a sus comunicaciones, en comparación con cualquier otra forma de intercambio. En este sentido, el e-mail sólo es comparable (en cierto sentido) al intercambio epistolar, del cual resulta su sucedáneo moderno.

En realidad, supera ampliamente al intercambio vía correo tradicional, debido a que permite un feedback mucho más dinámico. Además, el intercambio epistolar suele estar limitado a personas a quienes se conoce con anterioridad (exceptuando los intercambios con desconocidos que suelen fomentar algunas revistas).

Los efectos de esa reflexividad, se constatan en dos planos:

a. Efectos en el tratamiento de la información o de los contenidos (es decir, el asunto de que trata la comunicación): el e-mail permite una elaboración más meditada de los temas compartidos, permitiendo incluso descubrir, según muchos entrevistados, posibilidades nuevas en el seno de una relación ya establecida: intercambio de escritos (poesías, artículos, etc.) y/o imágenes (fotos, dibujos, etc.), así como el despliegue de recursos expresivos antes desconocidos por el propio usuario: "descubrí que me gusta escribir".

b. Efectos sobre la relación misma: la reflexividad que permite este medio de comunicación, se traslada mas allá de los contenidos, a la relación en sí misma: "eres capaz de llevar con más cuidado la relación..." , "es uno el que maneja los tiempos... ", etc. De modo que, independientemente de la mayor o menor demora consciente con que cada cual vive el proceso, lo que se encuentra como resultado general es que el e-mail, debido a su mayor reflexividad, afecta a la relación interpersonal misma y a la evaluación que los involucrados hacen de su participación en ella.

Ambos aspectos de la reflexividad se conjugan, haciendo del e-mail un medio propiciador del diálogo.

- Temporalidad: El e-mail, por su carácter diferido, modifica la estructuración temporal de las comunicaciones habituales. El tiempo de la comunicación vía e-mail es, por una parte, un tiempo "real" u objetivo, entendiendo por esto, un tiempo cronometrable: un minuto, una hora, un día, una semana, etc. Pero por otra parte este tiempo objetivo es subjetivado durante el proceso de comunicación.

La temporalidad estructurada a partir del e-mail como medio, se caracteriza por un suspenso, un corte, que le imprime a la relación un ritmo interno distintos a los habituales en las comunicaciones directas.

Los entrevistados manifiestan al respecto dos efectos casi antagónicos, pero coexistentes. Por una parte, hay ansiedad "el que espera desespera" (frase repetida por varios entrevistados) y por otra parte, una mayor reflexividad (en los dos sentidos vistos más arriba) y una mayor apropiación del tiempo de respuesta. Esto ultimo, en una comunicación directa, es vivido como un imposible y aquí constituye un factor estructural básico.

Resumiendo ambos aspectos de la reflexividad y la temporalidad, podría decirse que el e-mail permite un grado mayor de apropiación subjetiva del tempo y de las modalidades de comunicación, además de una elaboración mayor de los contenidos de la misma.

Todo lo cual nos remite a nuestra próxima hipótesis:

5° Hipótesis: El e-mail instaura un nueva temporalidad intersubjetiva, la cual afecta a las relaciones de diversas maneras, agregando matices y posibilidades, así como permitiendo una comprensión mayor de la relación en sí misma y de los contenidos intercambiados en ella.

 

2.4. Internet y el cuerpo.

Como se adelantara anteriormente, la ausencia del cuerpo es vivida en general por los entrevistados, como una limitación en las relaciones establecidas o sostenidas en el ciberespacio. Esta limitación no es experimentada del mismo modo en todos los casos, de manera que respecto a este punto quedan configurados dos segmentos actitudinales:

1. Para algunos constituye un antivalor, puesto que esa ausencia es vivida como carencia, como algo que falta en la relación.

En este segmento de usuarios, dicha carencia se anuda a diversos sentimientos como ansiedad, frustración, y expectancia. Para este grupo la necesidad de conocer en forma "directa", presencial, a quienes se ha conocido previamente en el ciberespacio, es una consecuencia necesaria de la profundización del vinculo. Las relaciones creadas en la red, a pesar de su riqueza y atractivo (lo que no es cuestionado) son incompletas o precarias: "falta lo humano" , "no hay llanto, risa...", "faltan olores, tacto...", "se extraña el calor humano", etc.

Se debe aclarar que las citas anteriores pertenecen a quienes a su vez reconocen como algo característico del ciberespacio la "calidez" de los intercambios, la riqueza de los mismos y su carácter humano ("humano" como opuesto a utilitario y socialmente condicionado). Es decir, que la ausencia de la percepción, de la inmediatez y accesibilidad del cuerpo, constituyen un punto de conflicto importante puesto que relativiza y/o debilita las vivencias y valoraciones hechas acerca de la comunicación en si.

Merece señalarse, a modo de disgresión, que con frecuencia apareció en las respuestas la palabra "alma". Este vocablo se reiteró en varios cuestionarios y siempre en el mismo contexto: ligado a la ausencia de la percepción directa del cuerpo y al carácter inaccesible del mismo, lo cual dotaría a la comunicación en el ciberespacio de una connotación espiritual. En este contexto, "espiritual" significa lo opuesto a material, corporal, sexual, etc. y revela un efecto idealizante de la comunicación escrita in absentia del cuerpo, efecto constatable en el discurso de algunos usuarios.

Este aspecto "espiritual", sin embargo, tiene un valor paradójico: La comunicación es considerada por una parte "más profunda" y "más esencial", pero por otra parte, también y simultáneamente, es considerada más "irreal" y "no del todo humana".

2. Para el otro segmento, la ausencia del cuerpo sólo constituye un límite, el cual no necesariamente es vivido de manera negativa. Incluso algunos de los entrevistados expresaron que ello puede constituir un estimulo: "un desafío".

También hubo comentarios señalando inclusive las ventajas potenciales de dicho límite, como por ejemplo la posibilidad de eliminar un factor de discriminación en personas con discapacidades físicas.

 

Todo lo anterior nos conduce a formular la siguiente hipótesis:

6ª Hipótesis: La ausencia de la percepción directa del cuerpo y la inaccesibilidad del mismo en el ciberespacio, constituyen un límite cuyos efectos intersubjetivos son paradójicos pues es vivido a la vez como defecto y como posibilidad.

 

2.5. El chat.

El chat (o IRC, acrónimo de Internet Relay Chat, Grupo de discusión de Internet). difiere en su esencia del mail en un aspecto fundamental: su carácter on-line. Vale decir, que en la comunicación por chat la respuesta es inmediata (o en "tiempo real"), por lo que no juegan aquí los aspectos reflexivos vistos en el e-mail.

El chat aparece caracterizado entre los entrevistados, como un medio de comunicación mucho menos valioso que el correo electrónico. La mayoría de los miembros de la muestra no lo usa habitualmente, aunque casi todos han hecho la experiencia de "chatear" alguna vez.

Las razones de esta indiferencia hacia el chat, están asociadas a todo lo que se ha comentado del e-mail, dado que el chat representa para la mayoría la antítesis de aquel. Y lo es justamente en los aspectos más valorados, porque el chat carece, como se dijo, de esa reflexividad y temporalidad que hacen del e-mail un medio privilegiado.

Algunos entrevistados, sin embargo, señalan los aspectos positivos del chat:

- la inmediatez del intercambio lo que le otorga un aspecto "más vivo" y más dinámico. "Es la chispa" (esta inmediatez lo acerca a la función habitual del teléfono, pero con la ventaja de poder conectar a varias personas simultáneamente, aún en distintas latitudes, mejor que este último);

- un aspecto lúdico, ya que de hecho para estos usuarios el chat constituye un espacio de juego y cumple una función de entretenimiento más que una utilitaria.

Con respecto al uso de nicks (sobrenombres) en los chats (el uso de nicks en contactos por e-mail, aparece sólo en casos esporádicos), aparece relacionado con el aspecto lúdico mencionado. El nick tiene varias significaciones:

- es un modo de recrear la propia identidad: "es un corte con el apellido que es el deber ser, el nombre de familia", y también es la posibilidad de "vivir un personaje";

- es un modo de acentuar o recrear aspectos de la propia personalidad, de compensar aquellos que se viven como defecto o limitación y también de expresar las tendencias inhibidas habitualmente.

Ciertos usos del nick, aun situados en la esfera del juego, no dejan de tener para los usuarios una significación subjetiva de peso: por ejemplo, el caso de una entrevistada que comenta que no considerándose a sí misma "bonita", elige nicks que le permiten presentarse "seductora" y desplegar dicha posibilidad personal sin las inseguridades que la afectan habitualmente en los comienzos de una comunicación cara a cara.

Debido a limitaciones propias de este proyecto de investigación, así como del material obtenido, no se han podido explorar al máximo las implicancias del uso de nicks en las comunicaciones, pero cabe sospechar que una investigación especifica sobre el tema daría resultados sorprendentes.

 

3.La información y la WWW.

Exceptuando el caso de unos pocos entrevistados que han asistido a la formación de la red desde sus orígenes, en general el contacto con Internet, data de entre uno y cinco años a la fecha.

Si bien, como se dijo, en la muestra el e-mail constituye la herramienta más valorada del ciberespacio, la w.w.w. tiene también sus efectos objetivos y subjetivos de importancia. El contacto con la web ha sido vivido en la mayoría de los casos como una experiencia impactante de apertura y expansión: "se me abrió una ventana al mundo", "tiene proyecciones casi ilimitadas", "me lanzo al universo", "respeto el inmenso potencial que [....] tiene".

Este característica de la www, a la que podría denominarse expansividad, genera una nueva imagen de la realidad, pues materializa la noción abstracta de globalización dándole un aspecto concreto: "la aldea global", "el mundo está ahí...".

Esto lleva a una nueva formalización:

7° Hipótesis: La word wide web genera una imagen globalizada de la realidad, donde la información constituye la sustancia misma del mundo.

 

Sin embargo también se constatan límites: las fronteras físicas son reemplazadas por las fronteras idiomáticas. La imposibilidad de leer en inglés o la dificultad para hacerlo fluidamente, fue considerada como una limitación importante en Internet por un número significativo de los entrevistados. Los programas traductores no son valorados como una solución suficiente, aunque generan expectativas positivas para el futuro.

Otro efecto subjetivo favorable de Internet, está referido a la vivencia generada por la disponibilidad anticipada de información y la seguridad personal que deriva de esto.

Los usuarios que utilizan la información disponible en la red para sus tareas profesionales (investigación, docencia, etc.) comentan que el uso y la familiarización con Internet les ha generado un sentimiento de seguridad nuevo, derivado del hecho de "contar de antemano con la información" que se necesitará en el futuro.

Así, el profesional, el investigador, el docente y otros, pueden aventurarse en un proyecto o emprendimiento "sabiendo" que encontrarán los datos que necesitan en el momento de tener que disponer de ellos.

Otro punto destacado, y que genera cierto estupor dado su carácter paradójico, es el siguiente: "la multiplicidad de fuentes y la inmensidad de la información disponible termina por ser un problema y no una solución".

Lo paradójico de la situación está dado por tener demasiada oferta de información sobre un tema, lo que redunda en una disminución de la capacidad para procesarla o disponer de ella eficazmente.

La sobrecarga de información (lo que ha sido llamado "infoxicación") lleva al sujeto a la incapacidad de procesamiento de la misma. En los casos extremos esto acarrea problemas de salud (estres, ansiedad, etc.) reconocidos en un síndrome que ya ha sido identificado como IFS (Information Fatigue Syndrome).

La www muestra mucho de caótico y aquello más específico puede resultar muy difícil de hallar: "es un caos", "[hay que internarse en]...oscuros laberintos".

Esta dificultad muestra tres caras igualmente aversivas y todas relacionadas entre sí:

- el problema de la búsqueda de la información que atañe a los programas de búsqueda (buscadores), los cuales a pesar de la potencia que se les reconoce, no son considerados como instrumentos suficientemente eficientes: "[los buscadores]... son tantas las propuestas que a veces traen a nuestros pedidos, que en vez de ayudar lo complican todo."

- el problema de la calidad de la información, ya que en el ciberespacio no rige ningún mecanismo de selección previo a los que realiza el interesado: no existen los filtros sociales como la intervención de editores o institutos que califiquen la información que publican, etc. Como dijo uno de los entrevistados, "... a la gente le encanta tirar basura en internet.".

- el problema de la lentitud en la transmisión, que resulta en cierto sentido dependiente del punto anterior y del número cada vez mayor de usuarios. Además, como bien dijo uno de los entrevistados, "...como la velocidad es adictiva (una vez que uno probó una máquina más rápida todas las demás pasan a ser automáticamente una porquería) los servicios actuales me siguen dejando tan insatisfecho como antes." (dicho en relación a que los servicios de hace unos años eran "realmente" rudimentarios).

Pese a lo anterior, la mayoría de los entrevistados confía en que se desarrollaran instrumentos cada vez más finos y personalizados de búsqueda y selección del material de la web. En rigor, los buscadores se van refinando y haciendo más potentes constantemente.

En el mismo sentido, una herramienta esencial para la búsqueda de recursos en Internet, los navegadores o browsers (literalmente: examinadores, programas que se usan para buscar diferentes recursos de Internet), también presentan mejoras constantes.

 

4. La comunicación y los signos.

4.1. La comunicación en la www.

Todo lo que se ha comentado anteriormente, concierne a la comunicación, pero a continuación se verán algunos efectos derivados de las características comunicacionales propias de Internet respecto de los signos y códigos empleados en la misma.

Existen dos grandes áreas que en las entrevistas aparecen claramente recortadas: una es Internet en sí misma como un campo multimedial. Aquí lo sobresaliente es la riqueza expresiva, riqueza vinculada directamente a la diversidad de medios combinables en un mismo canal de comunicación: "podes combinar fotos, videos, audio, texto...", "es más creativo que otros medios conocidos...".

Estas apreciaciones se asocian directamente no sólo a la diversidad y combinación de códigos utilizados en la red (pictóricos, cinéticos, fonéticos, musicales, textuales, etc.), sino también a su interactividad, es decir a la posibilidad (al menos percibida como potencial por los entrevistados) de interactuar en Internet, la cual no somete a los involucrados a un rol pasivo como sucedería con otros medios de comunicación.

En el mismo sentido, el hipertexto (texto que contiene enlaces a otros documentos; el lector selecciona determinadas palabras o frases del documento original, que están unidas al otro documento mediante un enlace, lo que le permite acceder a ese otro documento) resulta un instrumento privilegiado.

Nótese que en este nivel de respuesta, la red está siendo posicionada por el público a nivel de los mass media, aunque justamente en un papel revolucionario de ruptura y superación de las limitaciones de aquellos. Esto da lugar a la octava hipótesis de este trabajo:

8ª Hipótesis: Internet es posicionada por el publico a nivel de los mass media, pero con un significado revolucionario que implica tanto una ruptura como un perfeccionamiento y una superación de aquellos, principalmente en el sentido de permitir la intervención del usuario.

 

4.2. La comunicación con el correo electrónico.

Como se dijo, el e-mail es el medio privilegiado de contacto interpersonal. Los vínculos establecidos mediante este instrumento presentan características diferenciales que justifican un análisis detallado.

En la muestra estudiada el e-mail aparece como un medio de comunicación por escrito. Si bien hay algunas menciones a los programas para audio y voz, así como al intercambio de imágenes visuales, la mayoría absoluta de los entrevistados (tal vez por lo novedoso y aún poco difundido de estos instrumentos) identificó el e-mail con la letra. De esto se derivan ciertas significaciones de importancia.

El e-mail aparece como un canal carente de códigos analógicos, es decir de aquellos aspectos de la comunicación que no pueden digitalizarse, en los cuales la señal mantiene con lo que señala una relación que podría llamarse figurativa (un ejemplo corriente y claro de codificación analógica es la imagen fotográfica).

En nuestras comunicaciones habituales con otras personas ("cara a cara") nos comunicamos con lo que decimos (lo digital, el texto del mensaje) tanto como con la manera en que lo decimos (lo analógico, esto incluye el tono de voz, los gestos, la expresión facial, las posturas corporales, etc.).

Toda comunicación supone también otros dos aspectos: el contenido (el texto, la información contenida en el mensaje) y la relación (que califica al contenido, es decir, indica como debe ser entendido).

Estos aspectos (analógico/digital, contenido/relación) se complementan entre sí: el aspecto relativo al contenido se transmite digitalmente, mientras que el aspecto relacional es eminentemente analógico.

En nuestras comunicaciones habituales, "presenciales", recibimos y transmitimos todos esos elementos en un conjunto y debemos traducir constantemente los mensajes que nos envían para interpretarlos tanto por su contenido (digital) como por la relación que el emisor intenta mantener con nosotros (analógico).

En las comunicaciones mantenidas por e-mail está ausente el componente analógico, por lo que se desprende en consecuencia que la calificación de los mensajes en lo que hace a la relación entre el emisor y el receptor se torna dificultosa, ya que la misma no puede ser hecha a través de la comunicación analógica, debiéndose realizarse por lo tanto mediante la comunicación digital.

Filogenéticamente, la comunicación digital es una adquisición reciente y no resulta especialmente útil para transmitir emociones, estados de ánimo o para establecer la relación en una comunicación.

Esta carencia debe repercutir en los vínculos que se establecen por vía del e-mail.

Lo que se opera, es una reducción de todo lo comunicado a la letra, al trazo, a la marca; o, dicho en términos propios de otro marco teórico, al puro significante.

Los efectos de este proceso son varios. Por una parte, esta experiencia puede ser percibida y valorada positivamente de distintos maneras: algunos aprecian del lenguaje escrito sus aspectos intelectuales: "el mensaje se hace más analítico, más racional.."; otros descubren en el acto de escribir una dimensión de goce: "descubrí que me gusta escribir", "me produce un placer que no sabia que podía sentir"; etcétera.

Si bien, la expresividad del lenguaje verbal no aparece cuestionada por el hecho de expresarse por escrito, en cambio la falta de esas señales cinéticas y paralinguísticas, propias del lenguaje analógico y que se describieran más arriba, sí es vivida como una carencia: "se extrañan los cruces de miradas", "faltan los gestos...", etcétera.

Es en este contexto donde los emoticones o smileys (pequeños rostros con distintas expresiones, dibujados con letras y signos ortográficos y que representan el sentimiento del autor) y otros recursos (onomatopeyas, uso de mayúsculas, subrayados, etc.) adquieren significación y valor, pues aunque sea precariamente (así lo expresa la muestra estudiada) permiten recuperar cierto pathos analógico en un espacio donde rige lo digital puro: "permiten dar un sentido de humor", "te permiten expresar una sonrisa", "sirven para que todo no sea tan rígido...", "...el que más uso es la sonrisa :-), también utilizo :-@ (gritando) , :_( (llorando)... los considero muy útiles pues te permiten expresar un estado de ánimo o le señalan a la otra persona cuando hablas en serio y cuando no", etcétera.

Sin embargo, esta última persona ante la pregunta de si pueden estos recursos transmitir un estado emocional, contesta: "No, de ninguna manera". Otro entrevistado contestó ante la misma pregunta: "Tal vez, pero no tan bien como con el cuerpo".

Lo que estas personas nos están diciendo es que en el ciberespacio falta la posibilidad de expresar los sentimientos tal como lo hacemos en la vida "real" (el entrecomillado implica que el término debe ser entendido sólo como opuesto a virtual. La vida del ciberespacio es tan real como nuestra vida diaria). Y se buscan entonces sustitutos, paliativos, los cuales nunca llegan a cumplir cabalmente su cometido.

Uno de los entrevistados dijo: "...las letras son siempre más blandas que un ademán o una cara enojada, también transmiten con mucha dificultad una sonrisa :-)". He aquí un ejemplo cabal de la diferencia sostenida en este trabajo entre los aspectos digital y analógico de la comunicación. Merece señalarse que este entrevistado tiene una formación universitaria en una de las ciencias consideradas duras.

En síntesis, los recursos expresivos habituales en el uso del correo electrónico buscan devolver a la comunicación sus aspectos analógicos, cuya falta puede ocasionar que muchos mensajes se tornen equívocos. Sin embargo, esos recursos nunca son suficientes. Como dijo uno de los entrevistados: "Son inventos ante las limitaciones".

Todo lo anterior no debe hacer perder de vista los recursos propios del lenguaje escrito. Un número significativo de los integrantes de la muestra manifestaron manejarse muy cómodamente a través de la comunicación exclusivamente digital. Esta comodidad debe ser puesta en función tanto de factores internos (facilidad para escribir, buen manejo del teclado y de la computadora en general), como de factores externos (la riqueza del idioma).

El extenso análisis anterior puede ser derivado a una nueva hipótesis:

9ª Hipótesis: en los vínculos establecidos por correo electrónico desaparece el componente analógico de la comunicación. Esta falta dificulta el establecimiento de la relación vincular entre los usuarios y es vivida como una carencia por estos. Sí bien se intenta subsanar esa falta por distintos medios, los usuarios son conscientes de la imposibilidad de hacerlo de un modo absoluto.

 

5. Etica y etiqueta en Internet.

La totalidad de los entrevistados considera al carácter autorregulado (es decir, de no responder a ninguna legislación "externa"), como uno de sus rasgos propios más originales y positivos de Internet. A su vez, expresan su confianza respecto a dicho proceso autoregulativo y manifiestan no haber experimentado en forma directa ningún fenómeno negativo, de una gravedad tal, que haga necesario un control accesorio y exterior a la red.

Con respecto a los criterios que rigen esa autorregulación espontánea de los cibernautas, los entrevistados expresan que las reglas de netiquette (etiqueta en la red -net-) no harían sino explicitar algunos valores de sentido común que intervienen en cualquier convivencia: "son relativas, cada uno sabe lo que es el respeto...". Aun así, el código es ampliamente conocido y se considera una falta de respeto y una agresión su violación reiterada.

En general los entrevistados no han registrado con frecuencia violaciones graves a las normas de la etiqueta y el sentido común. De todos modos comentaron los siguientes casos: "publicidad y avisos de todo tipo, no pedidos ni afines a la lista [de interés]", "agresiones personales, insultos y hasta amenazas...", "autoritarismo de parte de los moderadores de lista...", "comentarios off-topic[fuera de la temática de la lista] reiterados y muy largos!...".

Fuera de los casos mencionados, en la muestra existe consenso acerca de que el ciberespacio es un lugar donde prevalecen más las actitudes positivas (cooperación, libertad, tolerancia, creatividad, etc.) que las negativas y que su carácter libre y autorregulado debe ser no sólo mantenido sino también defendido.

Nos se encontraron menciones a ciertos problemas habitualmente considerados como graves por la prensa especializada, como los hackers, la pornografía infantil, el fraude comercial, etcétera.

Conforme a los resultados obtenidos en la muestra, toda la problemática ética del ciberespacio se resume en dos términos: Libertad y respeto por el otro.

 

10ª Hipótesis: La libertad y el respeto por el otro son los dos valores funcionales al sistema y apreciados por los usuarios, que determinan la manera de ser de Internet y cuya ausencia daría por resultado un ciberespacio totalmente distinto.

 

La libertad es el elemento sin el cual Internet se convertiría en un espacio social con características más similares a los otros espacios conocidos. Y el respeto es el valor sin el cual esa libertad terminaría por autodestruirse.

Intimamente asociado a esta temática de la libertad y el respeto aparece la cuestión de la autenticidad: no teniendo Internet procedimientos de autentificación formal de sus contenidos (cualquiera que fuesen) la autenticidad y la falta de garantías sobre la misma se convierten en un tema de preocupación. Esta preocupación da lugar a ansiedades y miedos en los casos en que está en juego la constitución de un vinculo personal importante o teñido de afecto: "cuando más te involucras, también hay más dudas".

Todos los entrevistados sin excepción consideraron que una legislación interna en el ciberespacio generaría más abusos e inconvenientes que los que se supondría que debiera solucionar.

 

6. Comercio y política en el ciberespacio.

Estos ítems estaban contemplados en el diseño de la investigación, por lo cual se incluyeron preguntas en el cuestionario. Pero dado el escasísimo aporte de material hecho por los entrevistados sobre dichos puntos, corresponde dejarlos vacíos de comentarios e hipótesis. El grado en que esta situación refleja o no una característica de la muestra en particular o del ciberespacio en general, solo podrá ser evaluado en estudios específicos y con otro tipo de construcción metodología.

 

7.Conclusiones.

Una investigación acerca de los vínculos en Internet busca echar luz sobre hechos nuevos, poco explorados y de una importancia creciente para la sociedad.

Como toda innovación tecnológica de fuste, Internet trae aparejado algo de desconfianza que suele esconder un profundo temor: el temor a que el nuevo artificio tecnológico destruya las capacidades humanas que viene a sustituir.

En el caso de internet y las nuevas tecnologías, la imagen temida es la de una persona (sola) frente a la luz mortecina de su monitor, alejada de sus semejantes, alejada del mundo, "comunicándose" sólo con su computadora.

Pues la presente investigación ha venido a demostrar que tal imagen es falsa, que Internet, al igual que el común de las tecnologías, viene a potenciar más que a destruir. En todo caso, se trata sólo de un instrumento, está en nosotros el uso que le demos.

Los entrevistados en esta investigación manifestaron que con Internet se comunican con personas, con personas (vale agregar) que de otra manera ni siquiera llegarían a conocer.

Los vínculos establecidos con esas personas (que pueden estar, literalmente, en cualquier lugar del mundo) suelen ser cuidados y fortalecidos demostrando de esta manera un interés por el otro que no se condice con la habitual imagen fría de una computadora.

Una de las características que permiten que esos vínculos se afiancen no siempre está presente en los vínculos "cara a cara": la comunicación reflexiva. Las personas que se comunican vía Internet se toman el tiempo necesario para reflexionar antes de contestar un mensaje.

Este nuevo tempo interpersonal, si bien es condicionado (en principio) por la tecnología, se resignifica en cada vinculo interpersonal, enriqueciendo tanto el contenido de los intercambios como el desarrollo de la relación humana en sí misma.

La reflexividad aludida (y sus efectos) demuele también otro de los mitos negativos de la computación: que atrofia el pensamiento; por el contrario, puede ser un vehículo para la reflexión de temas profundos, algo que no es fácil de lograr en la vida cotidiana.

Otro de los potenciales de Internet es permitir a los usuarios poner en acto características ocultas de su personalidad, características que por diversos motivos permanecen latentes en su vida diaria. Naturalmente, los rasgos de personalidad que pueden expresarse a través de este medio de comunicación son tanto positivos como negativos, pero no debe juzgarse un medio de comunicación porque permite la expresión de aspectos patológicos de la personalidad. Sin embargo, si resulta decisivo su capacidad de potenciar aspectos adaptativos de las personas, de permitir la expresión de una distinta (o nueva) subjetividad.

También merece destacarse el sentimiento de pertenencia a una comunidad global que adquieren los usuarios de la red. Es en Internet más que en cualquier otro lugar donde las fronteras desaparecen, donde las personas pueden encontrarse sin que haya barreras entre ellas (ya que aún la barrera del idioma puede ser salvada).

Las conclusiones podrían seguir hasta abarcar tanto espacio como la investigación misma. Sólo habremos de agregar que para quienes asumimos el rol de investigadores, el trabajo fue ante todo una rica experiencia interpersonal, no solo en relación a aquellos que colaboraron para llevarlo a cabo, sino también entre nosotros mismos:

Roberto Sanchez y Máximo Lameiro no se habían visto antes de iniciar juntos este periplo y siguen aún sin haberse visto. Situados a cuatrocientos kilómetros de distancia uno del otro, pudieron (pudimos) establecer un vínculo fluido de intercambio y de colaboración, canalizado exclusivamente a través del e-mail. A partir del ciberespacio (de otro modo hubiera sido imposible) trabajamos juntos y fuimos puliendo nuestras diferencias personales (y nuestros egos) hasta llegar a un verdadero producto de equipo.

¿No ilustra esto claramente, lo que la investigación toda ha arrojado como resultado principal? Gracias.

 

Apéndice:
Cuestiones metodológicas.

El método no es nunca nada fuera del material,
es simplemente un tratamiento eficaz del mismo.
John Dewey

El estudio que antecede, si bien fue realizado sobre una muestra numerosa y variada de voluntarios, no tiene el tipo de representatividad que hubiera tenido de utilizarse una metodología estadística en su realización. Elegimos, sin embargo, un diseño de tipo cualitativo porque nos interesaba ante todo, como señalamos en la introducción, interrogar a los habitantes del ciberespacio respecto de los vínculos establecidos en él, más que obtener un cuadro formal y preciso del mismo asunto.

La cuestión de los vínculos en internet es aún un tema poco explorado o, en muchos aspectos, no abordado con anterioridad. Por lo tanto, en esta investigación se pretendió aumentar el grado de familiaridad con estos fenómenos.

Sin embargo, el lector tiene derecho a preguntarse acerca de la validez de nuestros análisis. Lo mejor entonces será ofrecerle una visión sintética de como comprendemos nosotros mismos la metodología con que trabajamos en este caso.

No desarrollaremos con la debida extensión y profundidad las consideraciones metodológicas y epistemológicas que cabría hacer respecto al diseño cualitativo de investigación psicosocial, así que nos limitaremos a ofrecer algunas precisiones básicas para la orientación del publico en general y dejaremos insatisfecho inevitablemente al lector especializado en temas de investigación o iniciado en esta última de cualquier modo que fuese.

.¿Por qué cualitativo?

Dijimos al comienzo de la investigación sobre vínculos en Internet, que la misma constituía un estudio de tipo cualitativo. Pero, ¿qué es un estudio cualitativo? Decir que un estudio es "cualitativo" es hacer, ya desde su nombre mismo, una diferencia de principio con los llamados estudios "cuantitativos".

La distinción cualitativo versus cuantitativo, se remonta hasta Aristóteles quien la desarrolla en sus "Categorías". Para el sabio griego, cantidad y cualidad eran dos modos de "presentarse de" y "decir sobre" lo que es. Veamos rápidamente con que sentido se usa esta oposición cuanti/cuali, en los estudios sociológicos y psicosociológicos modernos.

- Cuantitativo: este es probablemente el tipo de estudio más conocido por el público en general, puesto que es el de las encuestas de opinión, las cuales, aunque más no sea alguna vez, todos han visto o leído en los diarios o revistas de actualidad.

Un estudio cuantitativo, como su nombre lo indica, implica trabajar con "cantidades"; Pero ¿qué significa que puedan establecerse cantidades de un comportamiento o fenómeno social?

Para hacer un estudio cuantitativo se parte del supuesto (y la experiencia parece confirmar su validez) de que el comportamiento humano puede ser traducido en términos de variables mensurables. Se concibe el comportamiento social de un modo que conduce a obtener unidades de información cuantificables y medibles. Así es posible dar un tratamiento estadístico a los fenómenos observados y sacar conclusiones generalizables con cierto grado de certeza.

El estudio cuantitativo logra un alto grado de precisión formal y de capacidad de predicción y generalización, pero, en cambio, implica una inevitable pobreza semántica, ya que para hacer posible las mediciones se elimina u omite del fenómeno estudiado, gran parte de lo que en la realidad viva hace de dicho fenómeno algo significativo.

- Cualitativo: a diferencia de los cuantitativos, los estudios cualitativos, como su nombre también lo indica, se centran en la cualidad. Pero, ¿cómo ha de entenderse "cualidad" en el caso de estudios psicosociales?

La cualidad en un estudio cualitativo psicosocial, se refiere al sentido de los comportamientos analizados.

Un estudio cualitativo es un estudio en el que se hace una interpretación del fenómeno y mediante esa interpretación se le otorga un sentido a dicho fenómeno. Al investigador cualitativo le importa ante todo, hacer hablar a los datos de la observación para que estos le cuenten su historia, su intimidad, sus ambigüedades y su orientación futura.

Ahora cabe preguntarse: ¿con qué criterios hace el investigador la interpretación?, ya que una interpretación es siempre algo relativo (al menos así parece al sentido común).

En conclusión: exponer todos los criterios de interpretación en juego en una investigación, llevaría a hacer otro estudio de grandes dimensiones. De modo que nos conformaremos con lo más esencial, y lo más esencial es esto:

Para la investigación cualitativa, el comportamiento humano, así como los medios por los cuales este comportamiento es conocido, y también las vías por cuales ese conocimiento es ordenado y transmitido, son todos ellos inteligibles y significativos. Y no sólo eso, sino que esa significación es expresable de modo satisfactorio (pero no completamente) mediante el lenguaje humano ordinario con respecto al cual, el lenguaje de las Ciencias Humanas no es nada más, pero nada menos, que una elaboración más estricta cuidadosa.

Dicho esto y mientras el lector le da forma a sus objeciones y dudas, sólo agregaremos que a la inversa que en el caso anterior, el estudio cualitativo carece de rigor formal y no permite hacer predicciones ni generalizaciones certeras. Sin embargo tiene mucha más riqueza semántica, puesto que en él se ha abandonado la pretensión de medir el fenómeno para, en cambio, centrarse en la comprensión de su sentido. Por lo tanto, una investigación cualitativa no tiene valor predictivo ni sus datos pueden extrapolarse con exactitud, pero sí tiene significatividad.

Concretamente entonces, los resultados de la investigación sobre vínculos que antecede pueden ser utilizados en otros ámbitos del ciberespacio a título orientativo, pueden explorarse las tendencias resultantes, pueden afinarse las relaciones potenciales que se detectaron.

Es nuestra esperanza que los datos, hipótesis y análisis de nuestro estudio, sirvan a otros investigadores (o escrutadores de la realidad de cualquier tipo) como guía en sus propios trabajos, y como estímulo para todos aquellos que se apliquen a reflexionar, de un modo u otro, acerca de esta apasionante y recién comenzada aventura humana que es la conquista del ciberespacio.

 

Máximo Lameiro (maxlameiro@ciudad.com.ar)
Roberto Sanchez (rosanche@mdp.edu.ar)

Abril de 1998.